Emigrantes cognitivos, o aprender a desaprender

Es bien conocida la necesidad, a veces exigencia, que se nos presenta a los individuos en la Sociedad del Conocimiento de aprender a aprender: el crecimiento exponencial de la información y las innovaciones tecnológicas hace que los conocimientos queden obsoletos cada vez más rápidamente. Pero, ¿qué puede suponer a nivel social la actual concepción del aprendizaje permanente?

Esta pregunta (entre otras) es la que busca responder el filósofo Gonçal Mayos en su ensayo La sociedad de la incultura: ¿cara oculta de la sociedad del conocimiento? . Su escrito se recoge en la obra colectiva La sociedad de la ignorancia (Península, 2011), de la que el mismo Mayos, junto a Antoni Brei, es editor.

La sociedad de la ignorancia es una obra que, mediante las reflexiones de seis pensadores de diferentes campos, busca analizar las posibles consecuencias negativas de la Sociedad del Conocimiento que pueden estar ya desarrollándose. No es una obra de tono apocalíptico: aunque no comparto necesariamente todas las ideas de los autores, creo que por lo general están bien fundadas, y que reciben el apoyo de diversas trabajos dentro de la sociología (concretamente, dentro del estudio de la Sociedad de la Información y del Conocimiento).

Pero volvamos al ensayo de Mayos. El filósofo parte de una premisa que es difícil de poner en duda: el crecimiento constante de la información supera en mucho la capacidad humana para procesarla. Dicho de otra manera: mientras que la capacidad humana para procesar información está, al menos de momento, claramente limitada por nuestra base neuronal, la capacidad de generar información parece no tener unos límites claros.

Mayos se refiere a este fenómeno como un proceso malthusiano del saber, haciendo referencia a la ley del economista británico Thomas Robert Malthus, que nos dice que mientras que las poblaciones crecen según una progresión geométrica (1, 4, 9, 16,…), los medios de subsistencia lo hacen de manera aritmética (2, 4, 6, 8,…). Adaptando esta ley al mundo de la información, Mayos nos dice que mientras que la información crece a largo plazo según una progresión geométrica, las mejoras de las posibilidades de los individuos para poder procesar ese conocimiento han aumentado en progresión aritmética (p. 29).

Las sociedades que siguen el modelo de la Sociedad de la Información, según Mayos, están basadas en un capitalismo de corto plazo, que busca en esa constante producción de información la renovación del conocimiento que permita obtener las ventajas competitivas necesarias para mantener la producción y la riqueza.

Esa búsqueda del beneficio a corto plazo mediante la innovación y la ventaja competitiva, unida a la alta velocidad en la que los conocimientos quedan obsoletos (debida a la progresión geométrica de la información), nos conduce a la necesidad de aprender a aprender, para no quedar desfasados y no perder el tren de los cambios de nuestras profesiones. Pero, como nos recuerda Mayos, el aprender a aprender no consiste en:

 […] un mero proceso de añadir nuevos conocimientos sobre los antiguos, sino que sobre todo comporta el complejo esfuerzo de eliminar las viejas creencias, las informaciones invalidadas con el tiempo y los hábitos intelectuales que no encajan con la nueva estructura del saber; […] En definitiva, comporta deconstruir nuestros conocimientos, creencias e incluso valoraciones; y mantenerlas al día dels acelerado proceso de cambio a que las somete la sociedad del conocimiento. (p188)

Así pues, el aprender a aprender comporta la tarea complementaria de aprender a desaprender las aptitudes y los conocimientos que ya no son válidos para la nueva situación. Como muy bien lo expresa el autor, nos convertimos así en emigrantes cognitivos,

puesto que la cultura donde nacimos y los conocimientos en que fuimos educados desaparecen de manera rápida e inevitable de nuestras vidas (p. 189)

Pero el proceso de aprender a desaprender no es simple, ni mucho menos. Dejaré que sea el propio Mayos quién nos explique por qué:

El hecho de desaprender es terrible para los humanos, sobre todo si comporta borrar de nuestra memoria, de manera sistemática y acelerada, datos, informaciones, conocimientos, convicciones, valores y reflexiones, y no solo porque un día los aprendimos u porque nos han sido útiles, sino también porque muchas veces los habíamos incorporado de alguna manera a nuestro carácter e identidad (p. 191).

Claro que puede decirse que la capacidad de aprender a (des)aprender (el mantener la mente abierta, como suele decirse), es un bien en sí mismo. Y yo creo que lo es. Pero aquí nos encontramos con dos problemas relacionados:

En primer lugar, recordemos que la necesidad de aprender a (des)aprender se da en sociedades expuestas a un modelo competitivo basado en la ganancia a corto plazo. Muy frecuentemente el aprendizaje continuo se enmarca en discursos confusos sobre el cambio, basado en emociones más que en realidades, y retóricas en dicotómicas que asocian a aquell@s capaces de cambiar con los “triunfadores”, mientras que aquell@s que ven dificultado su cambio cognitivo (por los motivos que sea) son los “resistentes al cambio”, los “perdedores”. No es de extrañar la tensión que sentimos los profesionales ante el aprendizaje continuo: hoy podemos ser “triunfadores”, pero ¿qué pasará mañana?

En segundo lugar, es importante tener en cuenta qué tipo de “mentalidad abierta” podría estar fomentando el actual modelo de Sociedad de la Información y del Conocimiento. Como nos dice Mayos, debido a la infoxicación, los individuos cada vez nos vemos más alejados del ideal de “cultura general” necesario para entender nuestras sociedades complejas, y poder actuar con conocimiento de causa ante las amenazas globales a las que nos vemos expuestos. Nos vemos obligados a dedicar muchos más esfuerzos a reciclarnos continuamente, a posicionarnos en nuestras profesiones, que a obtener, filtrar y asimilar la información relevante para actuar como ciudadanos de pleno derecho en nuestras democracias.

Finalizo este denso post con dos preguntas para vosotr@s: ¿qué te parece la idea de Mayos de los “emigrantes cognitivos”?; ¿crees que la concepción actual de el “aprender a aprender” favorece, o debilita, el compromiso individual con los asuntos sociales?

Bibliografía:

Mayos, Gonçal; Brey, Antoni (eds.). La sociedad de la ignorancia. Barcelona: Península, 2011.

About these ads

5 pensamientos en “Emigrantes cognitivos, o aprender a desaprender

  1. Para empezar veo demasiada paja, lo siento, ya te he comentado que no estoy acostumbrada a este tipo de artículos ;)

    Ante todo creo que lo más importante és aprender a ser capaces de responder a cualquier situación, o sea, desarrollar la capacidad de improvisación y adaptación…por eso me adelanto a decirte que todo esto que planteas nunca me lo he planteado ni sabré darte una respuesta.

    El concepto de cultura i conocimiento para mi también es muy relativo, sólo aprendemos cosas que nos interesan a.- porqué tenemos una mentalidad inquieta y amamos explorar i investigar sobre temas que ya he dicho, nos interesan, y b-.por necesidad laboral.

    “Muy frecuentemente el aprendizaje continuo se enmarca en discursos confusos sobre el cambio, basado en emociones más que en realidades, y retóricas en dicotómicas que asocian a aquell@s capaces de cambiar con los “triunfadores”, mientras que aquell@s que ven dificultado su cambio cognitivo (por los motivos que sea) son los “resistentes al cambio”, los “perdedores”. No es de extrañar la tensión que sentimos los profesionales ante el aprendizaje continuo: hoy podemos ser “triunfadores”, pero ¿qué pasará mañana?”

    Te digo de antemano, que según esto soy una perdedora. No es que me resiste al cambio ni a aprender cosas nuevas pero voy a aprender lo que me interese, no pretendo saber de todo, no queramos ser dioses ni entrar en modelos competitivos porqué eso…creo que acaba siendo un desastre….

    Por ejemplo, no tiene sentido que quiera conocer todos los programas de catalogación del mundo. Si hacen cursos, pues me apuntaré, si en el trabajo necesito formación contínua, encantada, lo disfrutaré..nunca con intención de ser “la mejor en ni oficio”, si con afan de superación, pero sin tomarmelo demasiado en serio porqué luego pueden llegar crisis existenciales, decepciones, ansiedades, etc… creo que en lo que se tendría que emfatizar es con la inteligencia emocional, y dejarnos de tantas ostias

    Quizás me interesa más otro tipo de conocimiento y por eso no soy capaz de responderte a ninguna de las preguntas… Quizas xk dentro de mi cabeza no existe el concepto de triumfadores ni perdedores y menos de “el mañana”.

    Creo que no he sido capaz de responder ni captar la esencia del artículo, o quizás he preferido no captarlo, no por malo, me encanta tu manera de escribir y plantear las cosas, simplemente porqué creo que todo esto forma parte de un juego en el que no me interesa jugar ;)

    congratulatios jefe!!

  2. Pingback: ¿Puede la influencia social disminuir la inteligencia de las multitudes? | Psicología de la información

    • Hola William, siento mucho el retraso:

      Si lo que te interesa es el por qué desaprender viejas competencias y aprender nuevas es un proceso más difícil de lo que parecería a primera vista, no puedo sino recomendarte la lectura de un libro que ya he mencionado en alguna ocasión: Terapia cognitiva, de Walter Riso (http://books.google.es/books/about/Terapia_cognitiva.html?id=-Tfrv49F8lAC&redir_esc=y).

      Es una obra densa, de carácter técnico y enfocada al caso clínico, pero realiza un muy buen resumen de cómo se entralazan nuestras creencias y visiones del mundo en lo que él denomida “sistemas”. Así que es la primera parte del libro aquella de la que puedes sacar más ideas en claro.

      Si te parece demasiado específico, puedes probar con artículos más introductorios, a partir de los cuáles puedes comenzar a hacerte una idea del campo (aunque, de nuevo, estén enfocados al caso clínico, lo más interesante son los principios subyacentes de la disciplina). Por ejemplo: http://counsellingresource.com/lib/therapy/types/cognitive-therapy/

      Muchas gracias por tu comentario, y un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s