15 razones para evitar el consumo de noticias

no_news_is_good_newsEl pasado año 2012, publiqué en este blog una reseña de una obra llamada The information diet. En ella, su autor (Clay Johnson) nos proponía reducir el consumo de información para paliar los (según él) efectos perjudiciales de un consumo de la misma.

Hace unos días, gracias al excelente blog Lapidarium notes he podido descubrir un artículo, escrito en 201o por Rolf Dobelli llamado Avoid news: towards a healthy news diet . En él, Dobelli nos invita a reducir nuestro consumo de noticias para mantener una saludable dieta de información.

Según Dobelli, la mayoría de nosotros no entendemos que las noticias son para la mente lo que el azúcar es para el cuerpo: un ingrediente fácil de digerir del que nunca parecemos estar saciados. Los medios de comunicación nos proporcionan pequeñas porciones de asuntos que, en realidad, no son de interés para nuestra vida diaria y que no requieren un pensamiento elaborado. Y es por esto por lo que no experimentamos saturación, a diferencia de lo que sucede cuando leemos libros o artículos de profundidad.

Pero el consumo de noticias tiene efectos perjudiciales para nuestra correcta comprensión del mundo, e incluso para nuestra salud. Y Dobelli nos muestra esos efectos forma de 15 razones por las que deberíamos adoptar una saludable dieta de información.

Algunos de los argumentos de Dobelli pueden ser más acertados que otros, pero son lo suficientemente interesantes como para recogerlos en su totalidad. Así que haré un pequeño resumen de cada una de las razones, y dejaré que el lector juzgue su valía por sí mismo.

1. Las noticias nos inducen sistemáticamente a error

De una manera natural tendemos a prestar atención a aquello que es llamativo, escandaloso, sensacional, chocante, y historias que parecen coherentes y / o que involucran a otras personas. Por contra, nuestra atención es limitada para con informaciones más sutiles, abstractas, ambiguas y complejas. Y los medios aprovechan estas características de nuestras mentes.

Los medios se centran en aquellos asuntos más llamativos, e ignoran otros más sutiles y complejos, aunque éstos sean más importantes. En resumen, los medios saben cómo atraer nuestra atención. Su modelo de negocio basado en la publicidad favorece esta tendencia. Pero, aunque la publicidad no jugara un papel tan importante, seguiríamos estando predispuestos a prestar más atención a las historias fáciles de digerir, y ésas son las que nos mostrarían los medios.

Esta tendencia a simplificar las historias, a hacerlas atractivas, puede llevarnos a hacernos una idea errónea de los asuntos que se están tratando, o a perder de vista cuáles son los asuntos realmente importantes:

We are not rational enough to be exposed to the news-mongering press. It is a very dangerous thing, because the probabilistic mapping we get from consuming news is entirely different from the actual risks that we face. […]. If you think you can compensate for this bias with the strength of your own inner contemplation, you are wrong. Bankers and economists – who have powerful incentives to compensate for news-borne hazards – have shown that they cannot. The only solution: cut yourself off from news consumption entirely.

2. Las noticias son irrelevantes

Es probable que ninguna de la enorme cantidad de noticias que consumimos nos halla llevado a tomar una mejor decisión sobre un asunto que realmente pueda afectar a nuestra vida, nuestra carrera o negocio. Y es que el consumo de noticias es irrelevante para las fuerzas que realmente importan en nuestras vidas.

Y es que la “relevancia” es subjetiva: indica lo que es importante para nosotros. Pero el concepto de relevancia de los medios es diferente: algo relevante es algo que vende, y cuanto más mejor. Así que aunque las noticias se presenten como “relevantes” para nuestras vidas, lo cierto es que no se basan en la relevancia (personal) para el espectador, sino en lo chocante, lo espectacular o novedoso.

Cuando los medios nos han convencido de lo relevantes que son las noticias para nuestras vidas, podemos caer en la ansiedad de perdernos algo que podría ser clave para nosotros y, así, perder la ventaja competitiva que supone estar al día. Pero la realidad es que la ansiedad que nos provoca no seguir las noticias acaba convirtiéndose en una desventaja competitiva. Hay otras maneras menos tóxicas de estar informado:

You will learn far more about really important events and societal shifts by reading about them in specialized journals, in-depth magazines or good books and by talking to the people who know.

3. Las noticias limitan la comprensión

Las noticias no tienen poder explicativo. Normalmente, suelen ser un indicativo de causas más profundas. Y es que las noticias en sí no son lo importante: cómo se conectan entre ellas es lo fundamental, por lo que necesitamos conocer cuáles son los procesos subyacentes que generan esas noticias.

Desafortunadamente, pocas organizaciones se centran en esos mecanismos ocultos, porque suelen ser complejos, y difíciles de digerir para el público. En cambio, las noticias son de fácil producción y digestión. Así, acabamos creyendo que conocer una cascada de hechos equivale a comprender el mundo, pero no hay ninguna evidencia que muestre que los consumidores de noticias sean mejores a la hora de tomar decisiones:

Reading news to understand the world is worse than not reading anything. What’s best: cut yourself off from daily news consumption entirely. Read books and thoughtful journals instead of gulping down flashing headlines.

4. Las noticias son tóxicas para nuestro cuerpo

Las noticias provocan constantemente reacciones en nuestro sistema límbico. Las historias con un fuerte contenido emocional fomentan la liberación de cascadas de cortisol, lo que provoca estados de estrés crónico. Además, altos niveles de cortisol causan problemas digestivos, falta de crecimiento, nerviosismo y susceptibilidad a infecciones:

News consumers risk impairing their physical health. The other potential side effects of news include fear, aggression, tunnel-vision and desensitization.

5. Las noticias aumentan el riesgo de errores cognitivos

El consumo de noticias exacerba el conocido sesgo de confirmación (la tendencia a ignorar informaciones que contradigan nuestras creencias previas). El resultado puede ser una conservación de nuestras teorías sobre el mundo, aunque éstas sean erróneas (con las implicaciones prácticas que eso conlleva).

Además, las noticias pueden activar otros sesgos, como el “sesgo de las historias” (story bias), que es la tendencia a crear o creer en historias que parecen coherentes, que tienen sentido para nosotros, aun cuando no se correspondan con la realidad. Los medios utilizan constantemente historias de este tipo, ya sea porque sus análisis son erróneos, para facilitar el consumo de sus noticias, o simplemente para manipular a la opinión pública.

Any journalist who writes, “The market moved because of X” or “the company went bankrupt because of Y” is an idiot. Of course, X might have had a casual influence, but it’s far from established, and other influences may be much more meaningful. To a large degree, news reports consist of nothing but stories and anecdotes that end up substituting for coherent analyses. I am fed up with this cheap way of “explaining” the world. It’s inappropriate. It’s irrational. It’s forgery. And I refuse to let it contaminate my thinking.

6. Las noticias inhiben el pensamiento

El pensamiento requiere concentración, y la concentración requiere un tiempo libre de interrupciones, que es precisamente lo que provocan las noticias.

No sólo eso: el consumo de noticias afecta a la memoria. Las interrupciones, al disminuir la concentración, provocan una disrupción en el circuito de la memoria, impidiendo que la información pueda pasar de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. Y con ello nuestra comprensión de los asuntos se ve debilitada: nos convertimos en pensadores superficiales.

News consumers are suckers for irrelevancy, and online news consumers are the biggest suckers. News is an interruption system. It seizes your attention only to scramble it. Besides a lack of glucose in your blood stream, news distraction is the biggest barricade to clear thinking.

7. Las noticias cambian la estructura de nuestro cerebro

Nuestro cerebro trabaja de tal manera que las actividades que practicamos con más frecuencia refuerzan las conexiones neuronales que posibilitan dichas actividades. Y a la inversa: cuanto menos practicamos una cierta actividad, menos reforzadas estarán las vías responsables de ella, hasta el punto de que pueden ser sustituidas por otras vías relacionadas con las actividades que más practicamos.

El consumo de noticias refuerzan las vías relacionadas con el pensamiento superficial y multitarea, en detrimento de aquellas relacionadas con el pensamiento profundo y la concentración, y esto puede repercutir en una disminución de la capacidad de leer en profundidad y, en consecuencia, de pensar con profundidad.

Deep reading is indistinguishable from deep thinking. When you consume news, your brain structurally changes. This means that the way you think changes. Regaining the capacity for concentration and contemplation will take nothing less than a radical news-free diet.

8. Las noticias tienen un coste

Las noticias afectan a nuestra productiva de tres maneras: en primer lugar, su consumo requiere tiempo (un tiempo que podríamos dedicar a otras cosas); en segundo lugar, su consumo provoca un tiempo de “refocalización”: tras la interrupción que causan, necesitamos un tiempo para volver a concentrarnos en la tarea que estábamos realizando antes de la interrupción; en tercer lugar, las noticias nos distraen incluso horas después de haberlas consumido: puede que vuelvan a nuestra mente incluso días después, interrumpiendo nuestros pensamientos.

Information is no longer a scarce commodity. But attention is. Why give it away so easily? You are not that irresponsible with your money, your reputation or your health. Why give away your mind?

9. Las noticias rompen la relación entre popularidad y logro

Los medios de comunicación de masas contribuyeron a crear el concepto de “fama”. El resultado es que las personas que son famosas, normalmente lo son por motivos que tienen poca relevancia para nuestras vidas:

The media grants fame to movie stars and news anchors for scant reason. News sunders the relationship between reputation and achievement. The tragedy is that pop notoriety crowds out the achievements of those who make more substantive contributions

10. Las noticias están producidas por periodistas

No todos los periodistas tienen el tiempo o la capacidad para elaborar análisis en profundidad de las noticias que ofrecen. Y lo cierto es que, a priori, es difícil diferenciar entre un profesional capaz e independiente, y otro superficial, simplista o con intereses ocultos.

Además, es probable que pocas de las noticias que consumimos sean originales o verdaderos trabajos de investigación. Por lo general, suelen ser copias de otras noticias o de otras fuentes, lo que aumenta el riesgo de errores y su irrelevancia:

Many reporters cobble together the rest of the news from other people’s reports, common knowledge, shallow thinking and whatever the journalist can find on the internet. Some reporters copy from each other or refer to old pieces, without necessarily catching up with any interim corrections. The copying and the copying of the copies multiply the flaws in the stories and their irrelevance.

11. Las noticias a veces son erróneas; las predicciones, siempre

Aun suponiendo la buena fe de los medios, las noticias no siempre son veraces: en ocasiones, presupuestos editoriales mínimos, o simple falta de tiempo, hacen difícil la comprobación de todo lo que se publica.

Más problemático es el caso de las noticias que incluyen predicciones. Y es que las personas tenemos una notable incapacidad para adelantarnos al futuro en un mundo cambiante, complejo, y en el que las causas de los fenómenos no siempre son claras. Y esa incapacidad también la comparten los diferentes expertos que pueblan los medios, ya sean expertos en finanzas, cuestiones sociales, en tecnología o en conflictos globales.

Maybe, you’d find one or two correct predictions in a sea of millions of mistaken ones. Incorrect forecast are not only useless, they are harmful. To increase the accuracy of your predictions, cut out the news and roll the dice or, if you are ready for depth, read books and knowledgeable journals to understand the invisible generators that affect our world.

12. Las noticias nos manipulan

Las noticias suelen ser seleccionadas por los medios para satisfacer sus contratos publicitarios, o los propios intereses de los dueños de los medios. Además, hay una tendencia a ofrecer noticias que ya son populares por algún motivo, ignorando otras más polémicas o fuera de los circuitos mayoritarios. Todos estos factores contribuyen a establecer lo que se denomina “agenda pública”, es decir, aquellos temas de los que se puede y debe hablar:

Journalism shapes a common picture of the world and a common set of narratives for discussing it. It sets the public agenda. Hold on: do we really want news reporters to set the public agenda? I believe that agenda setting by the media is just bad democracy.

13. Las noticias fomentan la pasividad

La gran mayoría de noticias tratan sobre cuestiones sobre las que no podemos influir directamente. Y ese sentimiento de impotencia provoca una visión fatalista del mundo, sarcástica, pesimista, y nos insensibiliza. Nos instala en la pasividad y en el victimismo: es la llamada indefensión aprendida.

It’s a bit of a stretch, but I would not be surprised if news consumption at least partially contributes to the widespread disease of depression. Viewed on a timeline, the spread of depression coincides almost perfectly with the growth and maturity of the mass media. Maybe it’s a coincidence, or maybe the constant onslaught of fire, famine, flood and failure adds to depression, even if these sad reports come from far away.

14. Las noticias nos proporciona una ilusión de que nos importa

Las noticias nos proporcionan un sentimiento de conexión con el mundo: su consumo nos lleva a creer que nos preocupamos por lo que les suceda a sus habitantes, aun cuando esa preocupación no se refleje en la práctica:

News wraps us in a warm global feeling. We are all world citizens. We are all connected. The planet is just one global village. We sing “We Are the World” and wave the little flame of our lighters in perfect harmony with thousands of others. This gives us a glowing, fuzzy feeling that delivers the illusion of caring but doesn’t get us anywhere. This allure of anything bespeaking global brotherhood smells like a gigantic chimera. The fact is, consuming news does not make us more connected to each other. We are connected because we interact and trade.

15. Las noticias matan la creatividad

Aquello que ya conocemos no contribuye a fomentar la creatividad. Al contrario, las mentes creativas buscan aquellos espacios poco frecuentados, que permiten el alumbramiento de nuevas ideas. Y len as noticias suelen abundar los espacios comunes, lo que ya se ha dicho, lo popular.

Puede que otra consecuencia de las noticias sea perjudicial para la creatividad: la distracción que provocan:

The creativity-killing effect of news might also be due to something simpler we’ve discussed before: distraction. I just can’t imagine producing novel ideas with the distraction that news always delivers. If you want to come up with old solutions read news. If you are looking for new solutions, don’t read news.

Anuncios

Un pensamiento en “15 razones para evitar el consumo de noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s