Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo

sonrieomuere

Comparto con vosotros un post que originalmente escribí para otra plataforma. Aunque no suelo reutilizar entradas, por una parte, creo que el tema es más que interesante (e incluye un estupendo vídeo) y, por la otra, estamos de vacaciones de Semana Santa, así que ralentizaremos el ritmo unos días. Espero que os guste la entrada.

Sonríe. Sé positivo. Seguramente, dos de las guías de conducta que más a menudo nos repetimos en nuestras vidas, y que han sido popularizadas por el movimiento de la llamada psicología positiva, impulsado por el psicólogo Martin Seligman.

Los principios de la psicología positiva han calado en multitud de áreas de nuestra vida cotidiana, como el trabajo, las relaciones de pareja o la educación, bajo etiquetas diferentes para describir comportamientos “positivos”: proactividad, resilencia, empatía,… El pensamiento positivo supuestamente tiene efectos beneficiosos en todas esas áreas… o, al menos, eso se nos dice.

La periodista Barbara Ehrenreich escribió en 2010 un libro titulado Smile or die: How Positive Thinking Fooled America and the World (publicado en castellano por la editorial Turner en 2011), en el que pone en duda los principios de la psicología positiva, y sus supuestos beneficios.

Según Ehrenreich, la psicología positiva se basa en un presupuesto equivocado: que nuestro pensamiento tiene el poder para cambiar el mundo físico. Y es que no existiría la “realidad” como tal, sino sólo interpretaciones personales de esa realidad, por lo que ¿quién puede negar el encanto de la idea de construir nuestra propia realidad positiva? Ehrenreich ve dos problemas en este planteamiento:

En primer lugar, los supuestos equivocados pueden llevarnos a acciones equivocadas: como ejemplo claro, Ehrenreich menciona la crisis económica iniciada en 2007, que en parte fue propiciada por la negación constante de un problema real; en segundo lugar, Ehrenreich cree que el pensamiento positivo tiene algo de cruel, puesto que a las personas en dificultades se les dice que “todo está en tu cabeza”, y que un cambio de actitud es suficiente para resolver los problemas.

Podéis acercaros a las principales ideas de Ehrenreich gracias a este vídeo animado de la estupenda iniciativa RSA.org.

 

 

¿Quién no quiere ser feliz? Seguramente, gran parte del éxito del pensamiento positivo se debe a que la felicidad es una aspiración humana casi universal. Ehrenreich no pretende que seamos infelices. Su mensaje es más bien el siguiente: en el mundo existen problemas reales que no se solucionarán únicamente con una actitud positiva, sino con una intervención real sobre el problema. Así pues, aparte del derecho de ser felices, también tenemos derecho a quejarnos, a ser gruñones, y a exigir soluciones reales a los problemas que nos atenazan.

Anuncios

3 pensamientos en “Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo

  1. Pingback: Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo | Lejos del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s