Nuestro sistema inmune psicológico

Happiness-Hands1

Las personas solemos tener una cierta idea de cómo determinados eventos podrían afectar a nuestras vidas emocionales a largo plazo. Esperamos que sucesos como perder un hijo, ser despedido del trabajo, recibir un premio por nuestra contribución científica, sufrir una ruptura matrimonial,… por su importancia, dejen en nosotros una huella emocional significativa que nos acompañará durante un tiempo prolongado. Estas expectativas son importantes, porque nuestras acciones están basadas en las consecuencias emocionales de los sucesos futuros.

No obstante, aunque podamos predecir con cierta exactitud la intensidad de las emociones futuras que puede provocarnos un evento, eso no quiere decir que seamos capaces de estimar la duración de esos sentimientos. Y a menudo es la predicción de esa duración lo que determina nuestras decisiones.

De hecho, el psicólogo Daniel Gilbert descubrió hace unos años que nuestras predicciones sobre cómo nos vamos a sentir en un futuro, y sobre la duración de nuestras emociones, suelen ser erróneas. Según Gilbert, este fallo en la predicción tiene que ver con no ser conscientes de un conjunto de mecanismos psicológicos de defensa ante las adversidades, que bautizó como “sistema inmune psicológico”. Sigue leyendo

Anuncios